Por tercera ocasión, se ordena a Fiscalía reabrir caso de tortura

  • Escudo de impunidad en Yucatán encubre a Policías
  • Justicia Federal ampara nuevamente a Roberth Tzab

En medio de denuncias por tortura atribuidas a policías municipales, estatales e incluso federales en el Estado; en medio del anuncio del programa “Escudo Yucatán”, de nueva cuenta un amparo ha ordenado a la Fiscalía continuar con la investigación de Roberth Tzab Ek, quien murió en una cárcel de Tekax en agosto de 2010 en condiciones que obligan a sospechar precisamente tortura.

Desde el momento en que sucedieron los hechos Indignación solicitó al entonces Procurador, Héctor Cabrera, que las investigaciones que realizara dicha institución se hicieran apegadas a los protocolos y estándares internacionales en materia de tortura, por las condiciones en las que falleció Roberth Tzab Ek.

Desde que ocurrieron los hechos, la Fiscalía, en ese entonces Procuraduría, se ha empeñado en no investigar, en cerrar el expediente, en desvanecer responsabilidades, en señalar vaga y fallidamente y cerrar nuevamente la investigación, en no encontrar responsables. En tres ocasiones el Ministerio Público ha ordenado cerrar la investigación, cierre que cada vez ha sido avalado por la Fiscalía.

Cierre tras cierre, a través de amparos, impugnaciones y otros recursos, se ha obligado a la Fiscalía a continuar con la investigación, tal como ocurre ahora que, de nueva cuenta, la juez federal 4ª de distrito en el Estado ordenó a la fiscalía continuar la investigación.

En ocasión anterior, en enero de 2014, ya un juez ordenó reabrir la investigación y hacerlo precisamente por tortura.

En esta ocasión, la juez estimó que determinar el no ejercicio de la acción penal, como hizo el Ministerio Público y como avaló la Fiscalía, es inconstitucional, violatoria del artículo 21 de la Carta Magna.

La juez señala que “…la autoridad ministerial ha determinado que la muerte del señor ROBERT TZAB EK (o) ROBERT GILBERTO TZAB EK, fue ocasionada por causas externas, sin haber realizado la investigación que corresponda, a fin de acreditar el cuerpo del delito que se actualiza ni la probable responsabilidad del o los responsables del mismo.”

Cabe señalar que, entre los recursos interpuestos, los hubo también para señalar lo inconveniente que resultaba que el propio Ministerio Público de Tekax estuviera a cargo de la investigación pues precisamente ahí ocurrieron los hechos y se encontraban sin duda responsables de la muerte de Roberth Tzab. Como consecuencia de esa impugnación el caso se pasó al Ministerio Público con sede en Ticul, que ha sido igual de omisa para investigar, igual de insistente en mantener la impunidad en un caso en el que la responsabilidad de quienes tuvieron a Roberth Tzab bajo su custodia es más que evidente.

Esta resolución llega cuando en Yucatán se conocen casos por tortura tanto cometidos por agentes municipales, como el adolescente discapacitado torturado en Chemax en semanas pasadas, como el dado a conocer apenas ayer 6 de abril en Conkal, del adolescente torturado por elementos de la Gendarmería de la Policía Federal.

En un informe presentado por Indignación durante la visita de la CIDH a México el año pasado, también se da a conocer el caso de un joven torturado por la policía estatal. En ese caso, también estuvo detenido arbitraria e ilegalmente un menor de edad y el joven torturado, a quien golpearon y contra quien simularon una violación era acusado de robar un bulto de cemento. El caso continúa impune y la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán lo cerró junto con los casos que concluyó apresuradamente al finalizar la gestión del anterior ombudsman.

La insistencia de la Fiscalía en no investigar, el empeño en mantener la impunidad pone en duda el enfoque de un programa de seguridad en un Estado en el que la tortura es sistemática, extendida y encubierta.

 

BASTA

Leave a Reply

Your email address will not be published.