Carta a los diputados y diputadas con motivo del tercer informe

El Equipo Indignación dirigió una carta a los diputados y diputadas de la LVII legislatura, con motivo de la próxima presentación del tercer informe de actividades de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán.
En dicha carta, con el objetivo de fortalecer la institución pública de protección de los derechos humanos, el Equipo Indignación ofrece a los diputados comentarios, reflexiones y preguntas que pueden ser de utilidad en el trabajo de revisar el informe de la Codhey.
Entre otros puntos, el Equipo Indignación señala que tiene conocimiento de algunas quejas presentadas ante la Codhey cuyo proceso de investigación ha demorado más de año y medio y aún no se han resuelto. Ante esto se pregunta qué mecanismos ha implementado la Codhey para hacer más expedita la formulación de recomendaciones.
Asimismo se pregunta qué iniciativas de ley ha impulsado la Codhey, qué recomendaciones generales ha hecho, cuáles son sus principales programas educativos y sus indicadores de impacto y qué mecanismos alternativos ha implementado para hacer llegar información a la ciudadanía y los grupos de la sociedad civil.
Por último, se recuerda a los diputados y diputadas la necesidad de que la ley de la Codhey sea elevada a rango constitucional y de que cuente con un presupuesto adecuado para el ejercicio de su función.

A continuación, ofrecemos la carta que hicimos llegar a los diputados y diputadas.

http://indignacion.org.mx/documentos/?p=94

Preguntas ante el informe de la Codhey

Sres. Diputados y Diputadas del
H. Congreso del Estado de Yucatán

El próximo jueves 19 el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY), Lic. Sergio Salazar Vadillo, rendirá ante ustedes, como representantes de toda la ciudadanía, su tercer informe de actividades.

Los organismos públicos de protección de los derechos humanos son un instrumento muy importante para el proceso de transición democrática que vivimos. En la medida en que se fortalezcan, la ciudadanía podrá estar segura de contar con un medio eficaz para protegerse en contra de los abusos de los gobernantes.

En el marco de este deseo de fortalecer a la CODHEY y a las puertas de la presentación del informe sobre la situación de los derechos humanos en el Estado y de las actividades de la Comisión que presentará su Presidente ante el H. Congreso, nos permitimos comentarles a ustedes, como representantes nuestros, algunas reflexiones y preguntas que nos hemos hecho y que pueden serles de utilidad para su trabajo de revisión de dicho informe.

1. El artículo 41 de la Ley de Derechos Humanos del Estado afirma que “el procedimiento que se siga ante la Comisión debe ser breve, sencillo y gratuito; sólo estará sujeto a las mínimas formalidades que se requieren para la investigación de los hechos”. Tenemos conocimiento de algunos casos que, después de haber sido admitidos como presunta violación a los derechos humanos de los quejosos, han demorado más de año y medio en el proceso de investigación y hasta hoy no se han resuelto. Siendo ésta la función principal de la CODHEY y su más usual vínculo con la ciudadanía, es una situación que nos preocupa. ¿Qué mecanismos ha implementado la CODHEY para hacer más expedita la formulación de recomendaciones?
2. Para cumplir con las fracciones VII y VIII del artículo 15 de la Ley de Derechos Humanos, la CODHEY no ha de limitarse a proteger los derechos de los individuos que acuden a ella para presentar una queja, sino “formular y proponer, a las diversas autoridades del Estado y de los municipios, cambios y modificaciones de disposiciones legislativas y reglamentarias, así como de práctica administrativa, que a juicio de la Comisión, redunden en una mejor protección de los derechos humanos”. En este campo hay mucho todavía por hacer. ¿Qué iniciativas ha impulsado la CODHEY para que haya una revisión de todo el aparato legal desde la perspectiva de la equidad de género? ¿Qué otras recomendaciones de carácter general, aparte de las que tienen que ver con los centros de readaptación social y con los albergues, ha hecho a las autoridades yucatecas?
3. Es necesario fortalecer la institución defensora de los derechos humanos. La CODHEY tiene todavía muchas limitantes legales que le impiden convertirse en un instrumento que cuente con la confianza de la gente. ¿Qué ha hecho la CODHEY para que se revise a fondo la propia Ley de los Derechos Humanos y se garantice, por poner sólo un ejemplo, que el presidente de la CODHEY tenga que contar con una trayectoria de defensa y promoción de los derechos humanos, o para que el proceso de elección de los consejeros exija que no estén vinculados con partidos políticos y así garantizar su independencia?
4. Los párrafos XI, XII y XIII del artículo 40 de la Ley que rige a la CODHEY exponen con claridad sus atribuciones en materia de promoción y divulgación de los derechos humanos. Uno de los elementos fundamentales en la construcción de una cultura de derechos humanos es que los organismos públicos de protección no se limiten a atacar las consecuencias (es decir, las violaciones puntuales), sino que emprendan una tarea educativa que contribuya a cambiar patrones culturales que resultan lesivos a los derechos de las personas. ¿Qué porcentaje de su presupuesto dedica la CODHEY a los trabajos de promoción y difusión de una cultura de los derechos humanos? ¿Cuáles son sus principales programas educativos y sus indicadores de impacto?
5. Una de las claves para lograr que la CODHEY sea percibida socialmente como una institución confiable y eficaz es su estrategia de comunicación. Ha habido serios problemas de parte de la Comisión para hacer públicas sus recomendaciones. ¿Hay alguna estrategia de la CODHEY en cuanto a la relación con los medios de comunicación social? ¿Tiene propuestas alternativas de comunicación (servicio electrónico, boletines, revistas, etc.) que alcancen a diversos grupos ciudadanos con eficacia y a bajo costo?

No omitimos recordarles que una limitación que depende directamente del trabajo del H. Congreso es lograr que la CODHEY sea elevada a rango constitucional, lo que no ocurrió en el pasado por falta de acuerdo entre las fracciones parlamentarias. La Comisión yucateca es la única del país cuya existencia no está establecida en su Constitución local.

Por otro lado, estamos conscientes que uno de los problemas que la Comisión enfrenta es la falta de un presupuesto adecuado. Confiamos en que esta legislatura, que será la encargada de revisar, modificar y aprobar el presupuesto de la administración estatal, dé pasos concretos para la resolución de esta carencia.

Confiados en que estas reflexiones y preguntas puedan serles de ayuda para el trabajo de acuciosa revisión que habrán ustedes de hacer sobre el informe presentado por el Presidente de la CODHEY, nos ponemos a sus órdenes y les reiteramos la seguridad de nuestra consideración.

Atentamente

 

Indignación
Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C.

c.c.p. Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán

El Ayuntamiento de Mérida y la equidad de género

El Equipo de Derechos Humanos INDIGNACIÓN A.C. dirigió una carta*  al Presidente Municipal de Mérida y al Cabildo para proponer que  el Centro Integral de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CIAVI-Casa de la Mujer) sea elevado a rango de dirección municipal con el objetivo de que el Ayuntamiento de Mérida desarrolle con eficacia una política para la equidad de género.

En la carta, el Equipo Indignación expresa su preocupación por algunas decisiones tomadas por el actual Ayuntamiento con relación a la Casa de la Mujer.

La actual administración municipal determinó que el CIAVI deje de estar integrado a Desarrollo Social y lo reubicó en el DIF municipal.

A Juicio del Equipo Indignación, este cambio, en apariencia irrelevante, entraña una visión que obstaculiza la equidad de género, puesto que reproduce la idea de que el ámbito de la mujer es, exclusivamente, la familia e identifica como necesidades de la mujer únicamente aquellas vinculadas con el ámbito familiar, visión que va en detrimento de la equidad.

La violencia, además de ser delito que requiere prevenirse, combatirse y sancionarse, es también resultado, efecto de una sociedad que subordina y excluye a la mujer; es por eso que el plan para erradicar la violencia contra la mujer requiere enmarcarse en un proyecto más amplio e integral, señala la carta dirigida al alcalde y al cabildo.

La carta también cita la Guía para la formulación y ejecución de políticas municipales dirigidas a mujeres, elaborado por el Programa de Gestión Urbana del PNUD, documento que, al revisar distintas experiencias municipales en América Latina, asienta que “El rango de jerarquía (de una institución municipal de la mujer) oscila de Secretaría, subsecretaría, dirección, departamento, hasta una oficina perdida entre otras, comúnmente ubicadas dentro del sector de Acción Social, Desarrollo Social o Servicios Sociales, según se lo denomine”.

Una copia de esta Guía, que recomienda la institucionalización de un organismo específico de la mujer al cual se le destinen recursos financieros dentro del presupuesto municipal, se anexó a la carta dirigida al Alcalde como un aporte del Equipo Indignación a la planeación municipal.

El Equipo Indignación considera indispensable que esté a cargo del CIAVI una persona con experiencia y trayectoria en el campo de la equidad de género y en la defensa de los derechos de las mujeres. En la carta subraya la conveniencia de que, para seleccionar a la persona indicada, el Ayuntamiento consulte a organizaciones civiles y a personas expertas en el tema de la equidad.

El Equipo Indignación destaca la importancia de que el Ayuntamiento de Mérida siente un precedente para próximas administraciones municipales y para los demás Ayuntamientos del Estado al crear la dirección municipal de la mujer o la dirección para la equidad de género, por lo cual también envió copia de la carta al Congreso del Estado y a la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán solicitándoles, en el ámbito de sus respectivas competencias, exhorten a los ayuntamientos a desarrollar sus planes y programas con perspectiva de género.

Ayuntamiento de Mérida: Equidad de género

Sr. Manuel Fuentes Alcocer
Alcalde de la ciudad de Mérida

Regidores y regidora
del Ayuntamiento de Mérida

Quienes integramos el Equipo de Derechos Humanos INDIGNACIÓN A.C. nos dirigimos respetuosamente a ustedes para manifestarles nuestra preocupación por algunas decisiones tomadas con relación al Centro Integral de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CIAVI-Casa de la mujer).
La actual administración determinó que el CIAVI deje de ser un centro integrado a Desarrollo Social y lo reubicó en el DIF municipal. Este cambio, en apariencia irrelevante, entraña, a nuestro juicio, una visión que obstaculiza una atención que proteja y promueva los derechos de la mujer y la equidad de género.
Ubicar la Casa de la Mujer en el DIF, es decir, en la institución que vela por la familia, reproduce una construcción cultural que ha sido fuente de inequidad para las mujeres: el lugar de la mujer es lo privado, la casa, la familia. Reproduce la idea de que la mujer lo es en tanto crea, reproduce, sostiene y edifica una familia. Identifica como necesidades de la mujer únicamente aquellas relacionadas con el ámbito familiar, con lo que reproduce un prejuicio en detrimento de la equidad.
“¡Ah! Pues ¿puede haber otra preocupación para las mujeres que no sea la estabilidad familiar, el sostén de la familia, la silla de ruedas para el anciano al que cuida, el alimento de los niños y niñas?” Se preguntarán algunos.
“La identidad de la mujer aparece diluida en otras identidades como las de ‘vecina’, ‘madre’, ‘ama de casa’… Se proyecta así su rol doméstico al espacio social, pero no se contribuye de esta forma a disminuir o eliminar las desigualdades de género” [1]
Patrones culturales ancestrales y una sociedad patriarcal han ocasionado esta inequidad en las relaciones de género.
La violencia que se ejerce contra nosotras, las mujeres, es precisamente un efecto de esa sociedad patriarcal, de la inequidad en las relaciones de género tolerada por la sociedad y por el Estado.
“La violencia, además de ser delito que requiere prevenirse, combatirse y sancionarse, es también resultado, efecto de una sociedad que subordina y excluye a la mujer” [2]. Es por eso que el plan para erradicar la violencia contra la mujer requiere enmarcarse en un proyecto más amplio e integral, que permita combatir todas las formas de violencia así como las causas que la generan.
Los compromisos internacionales que México ha suscrito van, precisamente, en la línea de promover la equidad de género. Diversas organizaciones coinciden en que el espacio municipal, por sus características, tiene un enorme potencial para promover acciones afirmativas y políticas públicas para desmontar la cultura patriarcal y para promover la equidad.
No resultó ocioso ubicar al “CIAVI-Casa de la mujer” en Desarrollo Social, especialmente si se considera que “uno de los mayores obstáculos y desafíos que enfrentan los países para lograr un desarrollo humano y sostenible es la persistencia de la inequidad y la injusta desigualdad de oportunidades que ocurre entre clases sociales, entre comunidades étnicas, entre la ciudad y el campo, y entre los hombres y las mujeres. De acuerdo a la ONU ‘la más persistente de estas disparidades es la que prevalece entre hombres y mujeres, en desmedro de éstas’” [3].
Sin embargo, la actual administración podría avanzar aún más en la definición de una política para la equidad de género estableciendo una dirección o departamento específico para dicho objetivo. Es decir, no únicamente retirar al CIAVI del DIF y reubicarlo en Desarrollo Social, sino incluso ubicar al CIAVI a nivel de dirección municipal encargada de diseñar e implementar la política para la equidad de género del Ayuntamiento de Mérida, dotándola de personal y recursos suficientes para este trabajo. Esta decisión sentaría incluso un precedente para próximas administraciones municipales y para los demás ayuntamientos del Estado que requieren con urgencia desarrollar sus planes y programas con perspectiva de género.
Para fundamentar lo anterior citamos la guía del PNUD que, al revisar distintas experiencias municipales, asienta que “El rango de jerarquía (de una institución municipal de la mujer) oscila de Secretaría, Subsecretaría, Dirección, Departamento hasta una oficina perdida entre otras, comúnmente ubicadas dentro del sector de Acción Social, Desarrollo Social o Servicios Sociales, según se lo denomine” [4].
Las políticas para la equidad requieren una visión integral que pueda dar soluciones estratégicas y eficaces, articulando los esfuerzos de otros ámbitos de gobierno.
No está de más expresarles nuestro temor acerca de que, ubicada en el DIF, la Casa de la Mujer podría desdibujarse al ser utilizado el personal ya capacitado en género, como abogadas y sicólogas, en otros programas de ese centro de asistencia social.
Consideramos indispensable que esté a cargo del CIAVI una persona con experiencia y trayectoria en el campo de la equidad de género y en la defensa de los derechos de las mujeres. Sería muy conveniente que, para seleccionar a la persona indicada, se consultara a las organizaciones civiles y a personas expertas en el tema de la equidad.
Anexamos, como un aporte del Equipo Indignación a la planeación municipal, la “Guía para la formulación y ejecución de políticas municipales dirigidas a mujeres, del PNUD”.
Confiadas en que las inquietudes planteadas en esta comunicación serán valoradas y atendidas, aprovechamos para saludarles cordialmente.

Por INDIGNACIÓN
Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C.

 

Martha Capetillo Pasos

c.c.p. Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán, solicitándole revise los planes y programas de los municipios de Yucatán desde la perspectiva de género y, si es el caso, emita una RECOMENDACIÓN GENERAL.
c.c.p. H. Congreso del Estado de Yucatán, solicitándole haga uso de sus “buenos oficios” para exhortar a los Ayuntamientos a establecer oficinas municipales de la mujer y la ejecución de planes y programas con perspectiva de género.