Detención ilegal de reportero por elementos de la PFP

Mérida, Yucatán; 28 de noviembre de 2002

Dr. Alejandro Gertz Manero
Secretario de Seguridad Pública

El Equipo de Derechos Humanos INDIGNACIÓN A.C. se ha enterado, con gran preocupación, de abusos cometidos por elementos de la Policía Federal Preventiva asignados a Yucatán, quienes detuvieron arbitrariamente y con violencia a Joaquín Chan Caamal, reportero del Diario de Yucatán, en el aeropuerto de la ciudad de Mérida el pasado 26 de noviembre y lo mantuvieron retenido de forma ilegal, sin consignarlo ni liberarlo, durante varias horas.
Con mayor preocupación hemos leído en la prensa local información en el sentido de que no se sancionará a quienes, en ejercicio de sus funciones, abusaron de su poder y violaron los derechos de un ciudadano.
Ningún abuso de poder, ninguna violación a las garantías constitucionales y a los derechos humanos debe quedar impune.
El Equipo INDIGNACIÓN deplora la actuación de los policías R. Granados y H. Martínez Leyva. Advertimos en este hecho el enorme riesgo que implica que elementos de las instituciones de seguridad actúen de manera prepotente y arbitraria, poniendo en riesgo los derechos de los ciudadanos y ciudadanas, cobijados en el amparo que les brinda la impunidad.
Por todo lo anteriormente expuesto, el Equipo Indignación exige:

1.Se inicie de inmediato una investigación y se sancione a los elementos que, excediéndose en sus funciones, agredieron a Joaquín Chan Caamal.
2.Se revise la actuación de la Policía Federal Preventiva y se instruya a todos sus elementos acerca de la obligación de respetar los derechos humanos.

Atentamente,
Por INDIGNACIÓN
Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C.

 

Martha Capetillo Pasos

c.c.p. Lic. Santiago Creel Miranda, Secretario de Gobernación
c.c.p. José Luis Soberanes Fernández, Presidente de la C.N.D.H., para su conocimiento.

EXPOSICIÓN

21 de noviembre de 2002

yo-mujer.jpg

25 de noviembre: día internacionalcontra la violencia hacia las mujeres

El Equipo de Derechos Humanos INDIGNACIÓN A.C. y el caricaturista TONY invitan a la Exposición “YO, MUJER, OBJETO”, que se presentará en el marco del día internacional contra la violencia hacia las mujeres.

A través de caricaturas, maniquíes y diversos objetos, la exposición invita a mirar las diferentes formas de violencia que se ejerce contra la mujer y a reflexionar en las asimétricas relaciones que se establecen entre hombres y mujeres en nuestra sociedad.

La inauguración de “YO, MUJER, OBJETO” será el sábado 23 de noviembre, a las 12 del día, en el vestíbulo de la vídeosala del Centro Cultural Olimpo. La exposición permanecerá instalada hasta el lunes 2 de diciembre y se puede visitar de 8 de la mañana a 9 de la noche.

Algunas de las imágenes están inspiradas en la exposición “Machitos a la mexicana”, que se presentó el año pasado en la ciudad de México. La mayoría de las imágenes, sin embargo, está inspirada en las inequitativas relaciones de género y en la violencia física, verbal y simbólica que se ejerce contra las mujeres.

Un lugar especial en esta exposición la ocupan las mujeres de Ciudad Juárez, víctimas de la violencia de género que se manifiesta tanto en las agresiones de que son objeto como en la negligencia de las autoridades para detener los crímenes.

Nueva Codhey ¿viejas formas?

5 de noviembre de 2002

Carta abierta al Consejo Ciudadano

Con la nueva ley de la Comisión de Derechos Humanos y con el proceso de selección de su titular sin duda se avanzó en la construcción de un organismo público de protección de los derechos humanos del estado de Yucatán, aunque ciertamente no todo lo que se requería.
Este avance se logró con enormes esfuerzos de la ciudadanía, de algunos y algunas legisladoras y a pesar de la oposición de otros legisladores.

Una de las primeras tareas para el nuevo titular de la Comisión de Derechos Humanos fue la elaboración del nuevo reglamento interno de la propia Codhey, tarea que cumplió en el tiempo previsto para ello: el reglamento fue publicado el día 23 de agosto de 2002 en el Diario Oficial del Estado y contó con la aprobación de los Consejeros de la Comisión.

El Equipo Indignación se dirige respetuosamente a todos los y las integrantes del Consejo con el fin de expresar algunas consideraciones acerca del reglamento interior, con la confianza de que serán de su interés.

1. El artículo 15 del reglamento interno genera confusión acerca de lo que corresponde hacer a la Comisión cuando recibe quejas por presuntas violaciones atribuibles al Poder Judicial del Estado que tengan el carácter de trámite administrativo. La ley expresamente faculta a la Codhey para conocer acerca de actos y omisiones de cualquier naturaleza imputables a cualquier servidor público, aunque aclara que, en los casos del Poder Judicial, sólo conocerá los que tengan el carácter de trámite administrativo. El propio reglamento interno ratifica esto en su artículo 8, sin embargo, en el artículo 15 señala que “Cuando la Comisión reciba una queja por presuntas violaciones a derechos humanos cometidas por una autoridad o servidor público… del Poder Judicial del estado, acusará recibo de la misma al quejoso, pero no admitirá la instancia, debiendo enviar de inmediato el escrito de queja … al Tribunal Superior de Justicia”. Es inaceptable que la propia Comisión se ponga límites para conocer un asunto, cuando el mandato que la ley le dio fue amplio. Sugerimos consultar el reglamento interno de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y observar en él que dicho órgano no se impone esta limitación.
2. Lo que sin duda nos sorprende es el capítulo XI del reglamento interno de la Codhey, que habla del Registro de Organizaciones de la Sociedad Civil en materia de Derechos Humanos. En este capítulo se pone en evidencia una confusión acerca de las funciones de la Codhey, pues se arroga el derecho de recibir informes de las acciones desarrolladas por el organismo que se inscriba en dicho registro. Es también ocioso, pues no se advierte cuál puede ser la utilidad de dicho registro. Las comisiones públicas de derechos humanos suelen llevar un directorio de organizaciones de la sociedad civil para hacer más eficiente el trabajo de promoción de una cultura de los derechos humanos pero, hasta donde tenemos noticia, ninguna comisión pública prevé en su reglamento interno ni en su ley plazos para que las organizaciones se registren, comuniquen cambios en sus estatutos o informen de sus actividades. Otra cosa son los convenios que, en ocasiones precisas y para actividades concretas, los organismos públicos celebran con organizaciones de la sociedad civil. La opinión del Equipo Indignación es que dicho capítulo debe suprimirse del reglamento interno, por inútil, porque confunde la función de la Codhey y por la arrogancia que implica. Esto último, por supuesto, no significa que la Comisión no pueda y deba estrechar relaciones con organizaciones de la sociedad civil. Lo que no puede hacer la Comisión es excederse en sus funciones e intentar supervisar el trabajo de estas organizaciones. Hemos revisado el reglamento interno de la CNDH y de la CDHDF. Ambos, cuando se refieren a organizaciones no gubernamentales, lo hacen únicamente para señalar que éstas podrán presentar quejas ante la comisión y que, para ello, no será necesario acreditar la constitución legal de las mismas, como también se establece en el reglamente interno de la Codhey.

3. Queda en evidencia otra confusión en las funciones de la Codhey cuando señala lo que las autoridades de otras instancias deberán hacer. El reglamento interno de la Codhey debe reglamentar la actuación de la Comisión y de su personal, no de otros servidores públicos. En vez de señalar que las autoridades, por ejemplo de los centros de reclusión, deberán dar facilidades a los funcionarios de la Codhey para el buen desempeño de las labores de investigación (art. 82), recomendamos que se reglamente la obligación de los funcionarios de la Codhey de denunciar ante la Contraloría del Estado o ante su superior jerárquico a los servidores públicos que obstaculicen la labor de la Codhey o que se nieguen a dar la información que se les solicita.

4. La propia Codhey podría considerar la conveniencia de revisar la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y proponer modificaciones que posibiliten sanciones a las autoridades que obstaculicen la labor de la comisión o hayan sido encontrados responsables de violar derechos humanos o afectar a ciudadanos y ciudadanas.

5. Nos preocupa lo que señala el artículo 28 del reglamento interno, con respecto a que “los lineamientos generales de actuación de la Comisión que apruebe el Consejo y que no estén previstos en este reglamento, se establecerán mediante acuerdos generales, mismos que serán publicados en el Diario Oficial del Gobierno del Estado”. Consideramos que los lineamientos generales de actuación de la Comisión deben estar en el propio reglamento. En todo caso se hacen modificaciones al reglamento y, por supuesto, esas modificaciones se publican en el Diario Oficial del Estado.

6. El Equipo Indignación considera que las atribuciones del Oficial de Quejas, Orientación y Seguimiento se prestan a confusión. De hecho, al señalar como primera obligación suya el “Coordinar el trabajo de los visitadores” pudiera entrar en contradicción con el visitador general, cuya función es “coordinar el trabajo de los demás visitadores”. El Oficial de Quejas, sin duda, deberá coordinarse con los visitadores pero no coordinar su trabajo. Incluso hemos advertido que, en otros reglamentos internos, el Oficial de Quejas y Orientación no forma parte de la Comisión, sino que es un órgano de apoyo de la presidencia de la Comisión.

7. Omite el reglamento de la Codhey describir todas las áreas, departamentos y direcciones con los que deberá contar la Codhey para desempeñar adecuadamente la función de promover, difundir y proteger los derechos humanos. Además, sujeta el número de visitadores al presupuesto aprobado. Esto convierte a la institución, desde su reglamento y la concepción que de la Codhey tienen quienes lo elaboraron y aprobaron, en una organización limitada. Hay un mínimo necesario para trabajar y esto no se señala. Las negociaciones para exigir a las autoridades proporcionar los recursos que se requieren, vendrán después.

8. Manifestamos nuestra extrañeza por el hecho de que no se haya consultado a organizaciones defensoras de derechos humanos ni se haya buscado algún medio para obtener sus comentarios. Lamentamos esta omisión, puesto que se dejó de contar con la experiencia de quienes, por su trabajo, requieren llevar asuntos ante la Codhey y saben cuáles son los problemas en la tramitación de los casos.

Gobernador, sobre trabajos para elaboración de reglamento de la Escuela de Menores

Mérida, Yucatán; 4 de noviembre de 2002

Patricio Patrón Laviada
Gobernador del estado de Yucatán

Sr. Gobernador:

Considerando que el pasado 29 de octubre se cumplieron seis meses desde que su gobierno recibió la recomendación 10/2002 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y que, a pesar de haber transcurrido todo ese tiempo, aún no se ha cumplido uno solo de los puntos contenidos en dicha recomendación,
Considerando que, a pesar de haberse constatado violaciones graves a los derechos humanos de niños y niñas internas en la Escuela Social de Menores Infractores, aún no se ha sancionado a nadie,
Considerando que continúan laborando en la escuela personas que fueron identificadas por los menores como aquéllos que les infligieron golpes y castigos degradantes,
Considerando que aún no se ha elaborado un proyecto de Escuela Social de Menores Infractores que cumpla con los estándares que se requieren en cuanto a pedagogía, atención y respeto a los derechos de los niños y las niñas internas,
Considerando que, a cuatro meses de haberse conformado un equipo multidisciplinario para participar en la elaboración del reglamento interno de la Escuela Social de Menores Infractores, el reglamento aún no se concluye,
Considerando que en el mismo proceso de elaboración del reglamento interno el Equipo Indignación ha advertido el desinterés del actual gobierno, puesto que se han escatimado recursos humanos y técnicos para este trabajo,
Considerando que el actual gobierno no muestra, en los hechos, interés en respetar los derechos humanos, puesto que el incumplimiento de la recomendación constituye, a su vez, una nueva violación a los derechos humanos,
Considerando que el actual gobierno carece de una política integral de derechos humanos y que se muestra incluso incapaz de atender cabalmente las recomendaciones que la CNDH le ha hecho llegar,
Le informamos la decisión del Equipo de Derechos Humanos INDIGNACIÓN A.C. de retirarse de los trabajos para la elaboración del reglamento interno de la Escuela Social de Menores Infractores, así como de la Comisión llamada “humanística” formada para revisar el funcionamiento de dicha Escuela Social.
Para el Equipo de Derechos Humanos INDIGNACIÓN A.C. resulta incongruente continuar en dichas comisiones o trabajos mientras el actual gobierno no dé muestras de sensibilidad y de interés en respetar los derechos humanos de los niños y niñas internos en la escuela social de menores infractores, así como de sancionar a quienes, en su momento, violaron los derechos de los menores y de resarcirles los daños ocasionados.
Apreciamos que, en su momento, se nos haya invitado a formar parte de dicha comisión. Sin embargo, no podemos dejar de lamentar que, lo que pareció apertura al diálogo y a la participación, no haya tenido correspondencia en los hechos.
Atentamente,

Por INDIGNACIÓN
Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C.

Soc. Nancy María Walker Olvera

c.c.p. Pedro Rivas Gutiérrez, Secretario de Gobierno
c.c.p. Benito Rossell Isaac, subsecretario de Gobierno
c.c.p. Anastasio Manzanilla, subsecretario de Desarrollo Político y Social
c.c.p. Margarita Pérez. Asistenta jurídica de la Sub Secretaría de Desarrollo Político y Social.
c.c.p. Opinión pública